Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
 
 
 

Mariana Calderón Jaramillo

Estudiante de VIII semestre de sociología, UNAL.

 

 

Podría decirse que he acompañado al GAAT durante el último año, algunas personas dicen que llegué obligada, como cumpliendo un deber de la Universidad y sin mucho interés. Esa teoría es en parte cierta excepto por lo del interés; desde hace algunos años ha adquirido cierta importancia el estudio de las poblaciones Trans, en parte por las situaciones de marginación a las que muchas de ellas se enfrentan, pero sobre todo por la forma en que desafían y retan nuestras concepciones sobre el sexo y el género.

 

Me refiero a mí tránsito porque entre muchas otras cosas he aprendido la multiplicidad de formas de transitar entre los géneros, pero también de transitar ante la vida. Si bien es cierto que el mío no estuvo atravesada por cambios corporales como los de mis compañeras, el cambio de maneras de ser y ver se ha vuelto constante al punto que hoy siento distinto mi cuerpo, y también los cuerpos y las mentes de las demás.

 

He creado con muchas de las mujeres del GAAT una conversación lenta, que se retoma cada sábado por la tarde y que ha traído grandes alegrías y aprendizajes, también tristezas, rabia y frustración. Pero en esta larga conversación lo más importante de todo termina siendo la radicalidad con la que como mujeres enfrentamos la vida, llego el punto en que me cansé de decir si unas son mujeres trans o no, todas las mujeres estamos transitando frente a la vida.

 

Aunque las violencias a las que nos enfrentamos son distintas, así como las palabras que nos gritan, las posibilidades de acceso a la educación, a la vivienda, al trabajo digno, etc. Esto no debe ser una razón para separarnos, nos debe hacer más fuertes frente a la idea de que somos mujeres diversas y estamos preparadas para luchar por ello.